vacuna covid-19

Los sujetos del ensayo de la vacuna contra coronavirus informaron agotamiento extremo, dificultad para respirar, dolores de cabeza durante todo el día y temblores violentos: uno de ellos se partió un diente.

Si no quieres creer en una eventual despoblación, al menos deberás estar listo para ingredientes raros o suficientemente dañinos como para causar daños neurológicos o lobotomización a cualquiera que sea lo suficientemente estúpido como para tomarlos. Incluso uno de los principales medios de comunicación CNBC.com informa hoy que los ensayos de vacunas realizados por Moderna y Pfizer están produciendo efectos secundarios extremos en los sujetos del ensayo.

«Fiebre alta, dolores corporales, dolores de cabeza y agotamiento son algunos de los síntomas que los participantes en los ensayos de vacuna contra el coronavirus, de Moderna y Pfizer, dicen sentir después de recibir las inyecciones», reportó CNBC:

Luke Hutchison se despertó en medio de la noche con escalofríos y fiebre después de recibir la vacuna de refuerzo Covid-19 en el ensayo de vacuna de Moderna. Otro participante del ensayo de la vacuna contra el coronavirus, que estaba probando el candidato de Pfizer, se despertó de manera similar con escalofríos, temblando tan fuerte que se partió un diente después de tomar la segunda dosis.

Fiebre alta, dolores corporales, fuertes dolores de cabeza y agotamiento son solo algunos de los síntomas que cinco participantes en dos de los principales ensayos de vacunas contra el coronavirus dicen sentir después de recibir las inyecciones. Es por cierto info pública desde la propia cuenta del suejto de experimentación.

CNBC continúa sosteniendo que los participantes del estudio afirmaron que todo el dolor «valió la pena». ¿Vale la pena? ¿Para una pandemia que ya ha terminado para personas menores de 70 años?

¿Y qué dicen los conejillos de laboratorio? Como era de esperarse de los tontos liberales y por supuesto anti-Trump, dicen que continúan adelante. La naturaleza humana es definitivamente fácil de engañar gracias a sujetos como estos.

Estos son los síntomas de daño neurológico que ocurren en tiempo real.

A continuación, colocamos una descripción más detallada de los efectos secundarios informados por un participante de un ensayo pro-científico y pro-vacuna:

Después de recibir la primera inyección el 18 de agosto, dijo que se sintió un poco mareado durante varios días con fiebre baja. Recibió su segunda inyección en una clínica el 15 de septiembre. Ocho horas después, dijo que estaba postrado en cama con fiebre de más de 38° C, temblores, escalofríos, un fuerte dolor de cabeza y falta de aire. Dijo que el dolor en su brazo, donde recibió la inyección, lo sentía como un «huevo de gallina en mi hombro». Apenas durmió esa noche y registró temperaturas por encima de los 38°C durante cinco horas.

Después de 12 horas, Hutchison dijo que volvió a la normalidad y que recuperaron sus niveles de energía. Habiendo firmado un formulario de consentimiento extenso, Hutchison sabía que podría experimentar síntomas. Pero todavía estaba impresionado por la gravedad y la duración, y tuiteó el 16 de septiembre que experimentó «síntomas similares a los de Covid».

¿Suena esto como una vacuna «segura» para administrar a cientos de millones de personas? ¿Síntomas completos de tipo Covid? ¿Se habrá entrerado Luke que el agente no ha sido secuenciado o todavía cree en Santa Claus?

Lo que CNBC no está diciendo, por supuesto, es que todos estos síntomas (agotamiento extremo, dolores de cabeza de larga duración y temblores violentos) son signos de daño neurológico que ocurre en tiempo real, tal como lo ha comentado Mike Adams el fundador de CWC Labs y fundador de NaturalNews.

Dice Mike que estos son signos obvios de que se está llevando a cabo una especie de adoctrinamiento por la vacuna, sin mencionar que los participantes del ensayo podrían sufrir de algún tipo de daño neurológico permanente de largo plazo, y de hecho, ya pueden tener daño cerebral, no olvidemos que se ofrecieron como voluntarios para estos experimentos médicos, son voluntarios de corporaciones hambrientas no de altruismo y colaboración, sino de poder.

De manera fascinante e inesperada, continúa Mike, CNBC también explica que algunas personas son lo suficientemente tontas como para levantar la mano y, de hecho, se ofrecen voluntariamente para ser utilizadas como conejillos de indias humanos para estos experimentos médicos dementes:

Hutchison, un biólogo computacional de 44 años de Utah, dijo que se inscribió en el ensayo de fase tres de Moderna porque está sano, en buena forma física y cree firmemente en las vacunas. Específicamente quería apoyar el esfuerzo de Moderna, ya que estaba intrigado por el enfoque basado en ARN de la empresa.

CNBC dice que Luke Hutchison, «se inscribió en un ensayo de vacuna contra el coronavirus porque es un «pro ciencia». Sería muy gracioso, si no fuera tan trágico. Poco sabe él que a la vacuna, o más bien a las empresas que están tratando de producirla, no les importa nada la ciencia sino todo lo relacionado con las ganancias, lo que significa lanzar vacunas peligrosas al mercado mediante el uso de experimentación médica humana que sin duda matará a algunas personas en el camino.

Dudo que Hutchison se sienta bien con todo esto, ya que su sistema nervioso comienza a desintegrarse. Pero cada quien con lo suyo … Las personas que piensan que las vacunas están arraigadas en la “ciencia” se encontrarán muy pronto en un abrupto despertar.

Los participantes del ensayo de vacunas «pro-ciencia» pueden estar encubriendo los efectos secundarios para proteger a las compañías de vacunas

También está claro que estos participantes del ensayo ahora se están utilizando como títeres de relaciones públicas para la industria de las vacunas. Esa es una agenda de propaganda médica completamente nueva y peligrosa que no habíamos visto antes. Cuando los participantes del ensayo ingresan a estos programas con actitud de fanatismo «pro-vacuna», es probable que minimicen la gravedad de los efectos secundarios que experimentan. Esto hace que el fabricante de la vacuna evalúe incorrectamente los eventos adversos reales asociados con la vacuna.

En ese orden de ideas, los conejillos de indias humanos “pro-ciencia” terminan manipulando los ensayos encubriendo los efectos secundarios de la vacuna. Resultado: los fabricantes de vacunas obtienen la aprobación de la FDA de vacunas peligrosas y tóxicas que a su vez pueden dañar o matar a muchas más personas que la pandemia en sí.

¡Debemos prepararnos! En algún momento, nos tocará decir: «Si estas personas quieren suicidarse por las vacunas, déjelas que se suiciden». Porque no hay nada que nosotros podamos decir para detenerlas. Si quieren sacrificar sus propias vidas en nombre de la «ciencia», entonces esa será su elección.

Finalmente, alguien tiene que estar entre los pioneros en hacer el ensayo de la muerte. ¿Por qué no dejar que la gente se auto-seleccione y gane el premio Darwin por su estupidez pro-ciencia?

Mejor que estas personas sigan adelante en su decisión, que muchos consideramos bastante estúpida, aunque no faltarán los que cataloguen el acto como «heroico».

¿Por qué deberíamos decirle a estas personas, entre muchas otras cosas, que una buena parte de nuestro ADN (más del 35%) es llamado «basura»? ¿Por qué deberíamos aclararles que no es porque no sirva, sino es INDETERMINADO para la ególatra ciencia moderna? Sencillamente no tenemos contra qué compararlo. ¿Será este un dato importante para el momento que vivimos?

¡BUeh! Vayan y sigan adelante con su libre albedrío.

Deja un comentario

Specify Instagram App ID and Instagram App Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for Instagram Login to work

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.