UN CUENTO DE NUNCA ACABAR

“A la mayoría de los seres humanos como a los animales, hay que repetirles las cosas que les gusta para hacerlos sentir bien”

Los cuentos, las fábulas como los pasajes bíblicos han sido una de las formas de educar a los seres humanos, como las rutinas han vuelto educados, obedientes y disciplinados a los animales a los que con cariño les decimos mascotas.

Dentro de los cuentos que le inculcan a los seres humanos está la igualdad y la equidad entre una raza donde reina el inconformismo como la superación personal.

Los educadores, padres de familia, curas, políticos y cualquier tipo de líderes siempre consiguen manipular a sus dependientes, condescendientes y adeptos, con sus promesas de cambio, de un mundo mejor donde el hombre puede triunfar y ser feliz sin ningún esfuerzo o sacrificio.

Un cuento de nunca acabar… el poder de la repetición vive en entre sus líneas; siempre hemos escuchado, que el reino de los cielos es de los pobres, que los ricos son la maldad del mundo, que el hombre sin preparación es un fracasado y que el dar parte de lo nuestro en lo material es la salvación del alma.

Todo esto no deja de ser parte del juego donde las sociedades quieren ver a sus miembros sacrificando su libertad individual para complacer a unos pocos, entre ellos a sus empleados públicos como a sus salvadores religiosos.

Entre los principales cuenteros encontramos a los politiqueros socialistas, muchos de ellos cabeza de familia a los cuales su resentimiento social no les ha permitido a sus hijos ser libres ni independientes.

No se puede seguir construyendo sociedades bajo mitos, dogmas o doctrinas políticas sin dejar a parte lo filosófico y religioso.

Los cuentos que hacen esclavos, los escuchamos todos los días, como las metas que se lograrían con ellos, un título para ser alguien, un empleo para ser rico, una familia para estar completo y una religión para ser purificado, pero no te hablan de defender tu forma de vivir y del respeto sobre la libertad del otro.

Hoy manipulan al individuo con cuentos sobre virus, paz mundial, efectos climáticos como la repartición equitativa de la riqueza de los que no comieron cuentos y decidieron formar y construir su propia vida.

Si el individuo pensara más en sus deberes que en sus derechos, luchara más en su proyecto de vida que, en lo que pretenden venderle los políticos, el socialismo desaparecía de la faz de la tierra.

Hablando de cuentos quiero recordar al poeta danés Hans Christian Andersen autor del Patito Feo, La Sirenita y otros más cuentos donde vive el poder de la libertad y el amor a sí mismo, entre una de sus frases célebres encontramos la siguiente:

“Disfruta de la vida. Hay mucho tiempo para estar muerto”

Con esta frase sencilla nos habla sobre la importancia y la necesidad de dedicarle más tiempo al presente y de no estar pensando en lo que tienen los demás que, por lo general, te hacen infeliz.

“El mejor cuento, es el que se creó uno mismo”.

Luis Córdoba

Poeta y Escritor. Defensor de la Isonomia - Nací para morir libre y vivire para luchar por lograrlo. "Solo intenta ser feliz,porque la vida es dura y poco dura".

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.