Democracias, el Nuevo Totalitarismo Marxista

Por Orlando Mangiagli

El modelo democrático ha caducado

Usaron y abusaron de un sistema que ofrecía poder a los pueblos y ahora es la nueva fórmula totalitaria de control y acceso a poder. ¿Para quiénes? Para los miembros más oscuros en cualquier país: los marxistas.

Desde el surgimiento del marxismo sus herramientas han consolidado “La Dictadura de las Minorías” a través de la visiones de “La Escuela de Frankfurt”. Hoy ha mutado a un sistema más poderoso y oscuro: la Dictadura de las Mayorías. Fue Gramsci y no Marx el responsable de lo que hoy vivimos llamando a “La Batalla Cultural” dejando de lado la estúpida “Lucha de Clases”.

A través de décadas de adoctrinamiento y supresión selectiva del Pensamiento Universal en escuelas y universidades, se ha creado una masa ignorante de la existencia de otras formas de gobierno exitosas. La combinación de políticas económicas fallidas, utilizando las herramientas más mortíferas de nuestros tiempos: los Bancos Centrales y sus devaluaciones. Como resultado han llevado a las sociedades a la pobreza como nunca nada lo había hecho desde los días cuando podíamos apreciar una verdadera crisis.

Las Bolsas de Valores han sido otro mecanismo de dominio social. La falta de regulaciones efectivas ha creado las llamadas Burbujas que han servido para el beneficio de los ya poderosos. Estos saben cuándo salir o soltar posiciones, dejando rezagados a los ciudadanos que usan estas inversiones para buscar un retiro digno. La Crisis Hipotecaria de 2008 lanzó al mercado de trabajo a miles o cientos de miles de adultos mayores que muchos pudimos ver trabajando en lugares de comida rápida o donde pudieran buscar sustento para subsistir a una vida de ahorros y trabajo sacrificadas en el altar de la avaricia y el ”nepotismo financiero».

Hoy no se vota por ideas, se vota por hambre o posibilidades de recibir.

Esto es terreno fértil para populistas y demagogos de izquierda que llenan de ofertas engañosas a la población más débil del estrato económico; al mismo tiempo se castran las oportunidades de vivir en independencia. No es fortuito que la sociedad presente esquemas socio-económicos configurados como una pirámide que será explotada siempre que no existan condiciones o equidad en las libertades individuales de los ciudadanos. Los sistemas marxistas en teoría se concentran en la utópica “Redistribución de la Riqueza”, en la práctica aplican esquemas de «él que comparte y reparte se queda con la mayor parte”.

Estos sistemas terminan siendo insostenibles y los males aledaños son parte fundamental de sus caídas. El “Mercantilismo y Clientelismo Político” acompañan la corrupción del manejo de recursos mientras el Materialismo impuesto por las nuevas campañas publicitaria y tendencias en Redes Sociales dejan atrás trabajo, ahorro o inversión por la necesidad de hacerse de la cosa pública o cualquier forma, así sea poco decorosas, como mecanismo de poder y dinero.

En esta desgracia hay un factor determinante

La intelectualidad debería estar a la vanguardia de estas evaluaciones y la producción de nuevas ideas pero, estas mentes que muchos consideran brillantes, sienten merecen ser “mejores atendidas” por los sistemas. Al no ser retribuidos “como sienten lo merecen”, han creado repudio hacia el Capitalismo que premia audacia, compromiso de trabajo y disciplina sobre lo que ellos piensan en un bien, su saber. Ojo, eso no es algo nuevo. A principios del Siglo XX lo exponía el Filósofo Político Bertrand de Jouvenel (Los intelectuales Europeos y el Capitalismo; Lecturas de economía. Volumen II, Pág. 109)

La izquierda marxista en todas sus versiones se ha ocupado de promover el Marxismo Cultural y La Corrección Política como mecanismo de cercenamiento de ideas que vayan contra los paradigmas impuestos disfrazados de tolerancia y equidad. La perversión ha sido la mejor herramienta contra las tradiciones que han traído a la humanidad hasta estas fechas.

Familia, Hogar, Matrimonio e hijos son atacados por varios frentes mientras la proliferación del Lumpen avanza aupado por las ofertas y empoderamientos de presuntos derechos. El “Feels Good’ ha desplazado al “What’s Right”, dejando miles de años de historia y conocimientos atrás. Historias cargadas de caídas de reyes e imperios hundidos en sus propios pecados y conocimientos de gran avance para la humanidad.

Hoy la mayoría depende del Estado

Como dependientes votan por más Estado, para recibir una ayuda de 50 dólares en contraposición a la posibilidad (desconocida) de independencia económica y libertad real. La crisis económica de esta llamada Pandemia ha arrojado a la base de la pirámide a más de 100 millones de seres humanos. En medio del terror y la necesidad han abrazado al Estado, ese mismo estado base de control y poder de unos pocos.

En estas democracias fallidas, las agrupaciones políticas escogen por quien votaras y el voto no es más que una sello húmedo de aprobación de los designios de los nuevos jerarcas en las franquicias partidistas. Franquicias que han abandonado filosofía política y económica. Hoy todas compiten en «El Gratis Socialista» de diversas formas prometiendo más efectividad y menos corrupción en las fórmulas de entrega de la miseria en una gran mentira.

Esto ha empoderado a marxistas, gobiernos ineficientes, agotan la producción al penarla con más impuestos ahogando los recursos del Estado en un déficit inmanejable. La corrupción y el “Gratis” deja de llegar. Entonces el hambre y la indignación aparecen en forma de Voto Castigo, un acto visceral a favor del futuro gobierno “de derechas” que fracasa desde su concepción inicial. Al encontrar una camisa de fuerza en la deuda y el gasto público se verá impedido para mostrar alguna bondad en cortos periodos constitucionales. Y nuevamente, los mentirosos harán capital político para ir nuevamente a los círculos nefastos de nuestras democracias volviendo a la Primera Mentira.

Tiempos difíciles requieren soluciones drásticas.

Las sociedades latinoamericanas y más recientemente las de países que considerábamos más evolucionados, han demostrado tener un comportamiento de organismo. Si vamos a esta apreciación deberíamos traer la estratificación del psicólogo humanista Maslow y uno de sus trabajos más trascendentes: La Pirámide que lleva su nombre.

Según Maslow en la franja inferior de su estratificación, el hombre responde solo a las necesidades más básicas de forma instintiva y primitiva mientras pensamiento y raciocinio solo podemos verlos en etapas más avanzadas de su estudio. Solo hasta la cuarta estratificación el Ser Humano (La Sociedad) se reconoce a sí mismo como un ente individual, merecedor de reconocimiento y respeto. De nosotros acompañar este pensamiento, ¿cómo podemos esperar que esa masa base pueda responder en forma coherente a la responsabilidad del voto?

No somos los responsables de que esto haya ocurrido pero hoy con conocimiento de estas realidades estamos obligados a cambiar nuestros paradigmas y formas. La ética exige que no solo obremos conscientemente, también de forma efectiva y en servicio a las mayorías, incluso las que no entiendan deberán ser guiadas con fórmulas diferentes de pensamiento por caminos poco ortodoxos.

Pensar que la solución al problema a los que todos nos han llevado esta en ellos, es una definición clásica de un futuro fracaso.

Veo venir tiempos oscuros y dados a la suerte de hombres que entiendan estas situaciones y se hagan del poder por la vía de facto. Una Ruleta Rusa pareciera se cierne sobre Latinoamérica a la espera de buenas intenciones y pocas acciones a manos de ciudadanos incólumes. Estamos llegando a un punto de no retorno donde las consecuencias serán inciertas y posiblemente desafortunadas. Quizás estemos dando espacio a dictaduras conservadoras de libre mercado. Puede ser, ya que son las únicas que han demostrado eficiencia en el rescate moral y económico con la terrible alternativa de corromperse a través del ejercicio del poder.

Orlando Mangiagli

Activista por la Libertad y la Verdad, Conservador, Analista.

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.