tortura

ONG INFORMA SOBRE TORTURA GENERALIZADA EN “CAMPO DE CONCENTRACIÓN AL AIRE LIBRE” EN VENEZUELA

El centro de investigación Instituto CASLA presentó un nuevo informe sobre el uso sistemático de la tortura en Venezuela a la Organización de los Estados Americanos (OEA) el miércoles, documentando más de 100 casos de tortura de disidentes políticos en el estado solo en 2018.
El informe es el más reciente de una serie de estudios similares que abarcan la totalidad del régimen de Maduro y que el régimen narco-socialista del tirano Nicolás Maduro usa palizas, violaciones, torturas psicológicas y electrocución en personas arrestadas por no apoyar al régimen. Entre los cambios más destacados en el uso de la tortura documentados por CASLA este año está el uso creciente de la tortura contra miembros del ejército, lo que sugiere un creciente descontento dentro de las filas del ejército hacia Maduro.

Las víctimas de tortura entrevistadas para el estudio también observaron cada vez más que, si bien no podían identificar a sus torturadores y los hombres no usaban sus nombres reales en torno a las víctimas, muchos poseían un acento cubano distinto, fácilmente distinguible del español venezolano. El régimen comunista cubano ha manejado durante mucho tiempo a su aliado venezolano, y algunos informes sugieren que cerca de 100,000 agentes del régimen cubano están trabajando activamente para mantener a Maduro en el poder en Venezuela.

La OEA ha iniciado esfuerzos para organizar un caso contra el régimen de Maduro para que los crímenes de lesa humanidad se presenten ante un tribunal internacional, probablemente la Corte Penal Internacional (CPI), pero ya conocemos de la falta de eficacia de la CPI contra régimenes socialistas.

“Cuando describimos a Venezuela como un campo de concentración al aire libre, donde los que viven allí están sujetos a todo tipo de abusos arbitrarios, represión sistemática y terrorismo de estado, eso no es solo un eslogan”, dijo la directora ejecutiva de CASLA, Tamara Suju, a la OEA. .”Esta es la manera de describir el sistema vigente en Venezuela”.

Suju reveló que su grupo había confirmado al menos 106 casos de tortura, 61.3 por ciento contra miembros del ejército. El año pasado, el mismo informe encontró que la mayoría de los incidentes de tortura documentados fueron en contra de civiles. Entre los tipos de torturas registrados se encuentran “electrocución, ahogamiento y asfixia”. Seis de los casos mencionados también involucraron violaciones por parte de miembros de la seguridad del estado.

Suju entró en detalles explícitos sobre algunas de las torturas, en particular el electroshock. En un caso, dijo a la OEA, una de las víctimas fue electrocutada a través de las axilas, lo que provocó que las uñas de los pies de la persona explotaran.

Señaló que, con el cambio de la tortura civil a la tortura militar, el número de torturados disminuyó porque “cuando detiene y tortura a un oficial, los tortura a todos … ese mensaje llega a las tropas”. Si bien el número total de casos de tortura aumentó, el porcentaje entre las víctimas militares era mucho más pequeño debido a que la red social es más estrecha en las fuerzas armadas, argumentó.

La tiranía comunista cubana ha utilizado a altos miembros de sus fuerzas militares y policiales, que tienen décadas de experiencia en torturar disidentes, a Venezuela. Según el mayor general venezolano retirado Antonio Rivero, quien huyó del país y luego denunció llamándola <<dictadura de Maduro>>, hasta 92,700 funcionarios cubanos ayudaron activamente a apoyar al régimen dentro de las fronteras de Venezuela en 2017.

El jefe de la OEA, el secretario general Luis Almagro, sugirió que la CPI debe evaluar estos casos. Pero  “La pregunta a la Corte Penal Internacional sería: ¿estos casos de tortura no tienen la posibilidad de lograr la justicia internacional?”, Preguntó en comentarios a Voice of America. “¿No tienen ante la CPI la posibilidad de recopilar estas acusaciones, analizarlas y procesar estos testimonios?”

Tortura

Sin embargo el accionar de la CPI ha sido historicamente muy flojo, cuando se trata de tomar las acciones frente a regímenes socialistas.

Un informe como el de CASLA, que identifica cientos de casos individuales de tortura, podría presentar pruebas suficientes para encontrar a Venezuela en violación del derecho internacional.El centro de investigación Instituto CASLA presentó un nuevo informe sobre el uso sistemático de la tortura en Venezuela a la Organización de los Estados Americanos (OEA) el miércoles, documentando más de 100 casos de tortura de disidentes políticos en el estado solo en 2018.

Los crímenes de lesa humanidad caen bajo la categoría legal internacional de jus cogens, lo que significa que son considerados tan universalmente aceptados como crímenes que todos los estados tienen jurisdicción universal para imponer las normas en su contra. La inmunidad ejecutiva y las leyes de no extradición tampoco tienen relación con la capacidad de un país para juzgar un delito de jus cogens. Otros en esta categoría incluyen crímenes de guerra y genocidio.

En un informe oficial de la OEA de mayo, Almagro ya había acusado al régimen venezolano de “el uso sistemático, táctico y estratégico del asesinato, encarcelamiento, tortura, violación y otras formas de violencia sexual como herramientas para aterrorizar a la gente de Venezuela en una campaña planeada para aplastar la oposición al régimen “.

Algunos sobrevivientes, ex presos políticos, también han ofrecido sus testimonios de forma independiente. En la “tumba”, complejo de reclutamiento y tortura del régimen venezolano-cubano en Caracas, los torturadores obtendrían una cantidad significativa de sangre de un preso político antes del interrogatorio para hacerlos marearse o forzarlos a posiciones de estrés durante una semana sin que se les permita moverse.

Dejar una contestacion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.